CREAR CUENTA

*

*

*

*

*

*

¿OLVIDASTE TU CONTRASEÑA?

*

Presentaciones de libros, ferias, novedades editoriales Ediciones Tantín Cantabria

Presentaciones de libros de Ediciones Tantín

diccionario-cinematografico-de-cantabria-ramon-saiz-viadero-santander-cantabria-libreria-editorial-tantindiccionario-cinematografico-en-de-cantabria-ramon-saiz-viadero-santander-cantabria-libreria-editorial-tantinel-signo-tenue-mario-crepo-santander-cantabria-tantin-libreria-editorialcantabria-y-cadiz-mario-crespo-santander-cantabria-libreria-tantin-editorialel-muelle-del-cay-alberto-rodriguez-santander-cantabria-tantin-editorial-libreriaen-lo-alto-y-hondo-jose-manuel-pastor-cantabria-santander-tantin-editorial-libreriadiccionario-cinematografico-de-cantabria-ramon-saiz-viadero-santander-libreria-editorial-tantin

Los Zamarrones del valle de Polaciones

Uno de las razones fundamentales que impulsó a la Asociación Socio-Cultural Pejanda a la celebración de los carnavales según las formas tradicionales fue el constatar la importancia que estas fiestas tenían en el ámbito social de este Valle, antes de su paulatina desaparición a partir del año 1.956.

 

Así lo describe Gomarín Guirado  en su libro “El Carnaval en el Valle de Polaciones” (Santander, 1.987): “… la tarde del Domingo Gordo iniciaba el Carnaval en el Valle de Polaciones. Terminaba en la noche del martes. Todo el valle constituido ya en actor, ya en espectador participaba en el mismo, con la excepción de alguna familia sumida en luto reciente. Incluso los serradores de la madera, que trabajando fuera sienten la llamada de los carnavales, se conceden un permiso y regresan a su comarca para vivir aquellos días memorables, que no venían más que una vez al año…”.

Si bien los carnavales como festividad profana estaba prohibidos por decreto desde el año 1.939, en el valle de Polaciones se siguieron celebrando debido a la gran tradición y enraizamiento que tenían entre los pobladores del valle, y quizás protegidos por el propio aislamiento geográfico. Sin embargo los que eran criticados en las comparsas, tenían ya un pretexto para denunciarlos. Por fin en los años cincuenta, y después de pagar una serie de multas, la costumbre de correr los carnavales se fue perdiendo en el valle. De nuevo Gomarín nos señala en la obra citada, el significado de esta fiesta para la juventud de Polaciones: ” Correr los Carnavales era para los mozos del Valle de Polaciones colmar una de sus máximas aspiraciones, algo que daba mayor plenitud al concepto de hombría de aquellos muchachos. Vestirse de zamarrón, y sobre todo vestirse de blanco, constituía uno de los actos más relevantes que un hijo de Polaciones podía consumar en su vida. “.


Gustavo Cotera en “El traje en Cantabria”, Ed. Cantabria, S.A., Santander-95, hace una pormenorizada descripción de los zamarrones blancos del carnaval purriego:

         “… Ninguno tan peripuesto como los zamarrones blancos del Valle de Polaciones, quintos soldados cuyo aderezo quedaba a cargo de mujeres sabias en la materia; principiaban por endosarles camisa y calzón como la nieve, toscamente bordadas mangas y perneras, mas unas enaguas almidonadas casi ocultas por rico mantoncillo; éste se prendía a los flancos con alfileres relumbrantes y con un broche atrás, dejando caer sus puntas a modo de cola; cruzaban el pecho bandas de seda lazadas al costado, al par que enormes escarapelas de cintas abrían sus rosas en los hombros, introducción moderna y nada favorecedora fueron la repipiada corbata y las polainas militares o leguis, eso si, bien engrasadas con tocino; a la cabeza el sombrerón de mayor tronío que cabría esperar de esta estirpe de serrones y vaqueros; formaba su base uno de aquellos pajeros descomunales, de los de ir a la hierba, forrado exteriormente con blancos pañuelos de seda; alrededor del borde iba una delicada puntilla de a cuarta, sobre la que temblaban flecos de cristal y collares en festón, mientras por dentro, el ala rebullía de cascabeles; armando la copa, unos alambres sostenían monumental pirámide de flores de trapo, hasta abrumar la figura  del zamarrón. Por si no fuera bastante adorno, tornasoladas colonias de tres dedos de ancho, en número de quince o dieciséis, arrancaban de sus respectivas moñas en el borde posterior del ala, flameando a la espalda como llamas de todos los colores…”.

 traje0001  La recuperación de estos vistosos trajes ha sido posible gracias al estudio de la bibliografía disponible sobre el tema pero también, y quizás en mucha mayor medida, a la labor de  investigación mediante entrevistas a antiguos zamarrones purriegos, quienes en todo momento mostraron su disposición a facilitar toda la información que recordaban sobre los carnavales: Preparación de las canciones de las comparsas, confección de los trajes, recorrido por los pueblos, recibimiento de los vecinos, etc. Todas estas entrevistas fueron grabadas y forman ya parte del fondo documental de la Asociación Socio-Cultural Pejanda. Desde la asociación tenemos que agradecer el trabajo absolutamente desinteresado de los nuevos zamarrones que, sin ningún tipo de ayuda económica, elaboran sus propios trajes, con el coste de dinero y de tiempo que ello les supone. Sin esa colaboración hubiera sido imposible poner de nuevo en marcha y mucho menos consolidar nuevamente esta fiesta en el valle.
 Día grande 8 de marzo de 2014.


 

Presentaciones y firmas Ediciones Tantín

Programación Ediciones Tantín abril-mayo 2014

Comienzan los preparativos para la feria del libro de Santander y nos complace invitaros a las presentaciones que organizaremos durante estos días.

MAXI DE LA PEÑA "Las vértebras cosidas" lunes día 21 de abril a las 19.30 en el Ateneo de Santander. Presentado por  Luis Alberto Salcines, rapsoda Raquel Martín.
ALBERTO GONZÁLEZ RODRÍGUEZ "El muelle del Cay de Santander". Presentación y firma el jueves día 24 a las 19.30 en el centro cívico del Río de la Pila Juan Carlos Calderón.
MIGUEL COS VALLINA "Painalli". Presentación y firma en la feria del libro el sábado día 26 abril a las 12.30.
MAXI DE LA PEÑA "Las vértebras cosidas" Recital poético y firma martes día 29 de abril a las 13.00 en la feria del libro.
MARIO CRESPO "Cantabria y Cádiz" y "El signo tenue" presentación y firma el domingo día 27  a las 12.30 de abril en la feria del libro.
JOSÉ MANUEL PASTOR "En lo hondo y alto" presentado por José Luis Casado Soto en el Ateneo el miércoles día 30 de abril a las 19.30h
BERNARDO COLSA "El debate territorial cántabro" presentación y firma en la feria del libro el miércoles día 30 a las 19.30 h.
JUAN RODRIGUEZ RIVERO "La revolución del vagabundo" presentación y firma el sábado día 3 de mayo a las 12.30h en la feria del libro.

Tres edicificios para un centenario

3 EDIFICIOS0003

Los tres grandes edicifcios de Santander son el Palacio de la Magdalena (1912), el Casino de El Sardinero (1916) y el Hotel Real (1917). Son los testigos del exponente del veraneo clásico santanderino, aquella época que situó a la capital de Cantabria entre las primeras ciudades balnearias de Europa. Santander fue durante el primer tercio del siglo XX sede del veraneo aristocrático español e internacional, con la presencia de los Reyes en la ciudad y con elos la Corte, el gran mundo, la banca, la burguesía y los principales nombre de las artes y la escena. La presencia de los Reyes Alfonso XIII y Victoria Eugenia en su palacio de La Magdalena cada verano popularizó el nombre de Santander y los reportajes gráficos en las principales revistas se hicieron habituales.

Este libro recoge la historia de los tres grandes edificios, del palacio regalo de los santanderinos a los reyes, del Hotel Real construido por iniciativa de Alfonso XIII para dar alojamiento a la gran clase y al Gobierno de la nación y del Gran Casino de El Sardinero de fachada blanca, que tanto recuerda a los de Europa, inagurado en 1916 como hoy le conocemos, heredero de los otros levantados en 1870 y 1901 en el mismo espacio de El Sardinero. Los Reyes Alfonso XIII y Victoria Eugenia venarearon en Santander desde 1913 hasta 1930 y dejaron como herencia histórica los tres grandes edicificios que son recuerdo de una época pasada pero también claros exponentes del desarrollo de Santander y de la conservación de us patriminio que sirve para recordar que sin el pasado el futuro no existe, porque aquel es la base del momento que se vive y de lo que está por venir. "Tres edificios para un centenario" es también un homenaje a quienes hicieron posible la actual posición de Santander en el panorama tirístico nacional, a tantos hombres y mujeres que han pasado a formar parte de la historia local.

 

Debate territorial cántabro

 

DEBATE TERRITORIAL


El DICCIONARIO CINEMATOGRÁFICO DE CANTABRIA 1986-2000 contiene alrededor de 1.500 entradas relacionadas con la actividad cinematográfica en nuestra región y forma parte de un proyecto de inventariar los más diversos aspectos del séptimo arte en Cantabria: desde su implantación a finales del siglo XIX pasando por la evolución y transformación que sus características ha conocido en todo este tiempo; los artífices del mismo, tanto en materia de creación, producción, distribución e interpretación; los locales que han servido para la exhibición y las localidades que han aportados sus paisajes en calidad de platós; las modas y costumbres que ha traído su presencia en la sociedad de cada momento, etc., etc.
En un segundo volumen ya en preparación se pretende hacer llegar hasta nuestros días el alcance de esta síntesis de arte e industria, anotando las obras realizadas en los más diversos formatos y el proliferación de directores/as surgid@s en los últimos años en nuestra Comunidad Autónoma.

TOP