CREAR CUENTA

*

*

*

*

*

*

¿OLVIDASTE TU CONTRASEÑA?

*

Arquitectura religiosa en Cantabria 1685-1754

SKU: SKU00480  /   Editorial:: Universidad de Cantabria


With shipment Recogida en la librería for 0,00 €
 20,00 €
disponible.gif

Autor: Isabel Cofiño
Edita: Universidad de Cantabria
ISBN: 84-8102-374-4
Año: 2004
Nº de páginas: 328

En las postrerías del siglo XVII surgieron en Cantabria las primeras maninfestaciones de una arquitectura barroca que se asentaría plenamente a lo largo de la siguiente centuria. El análisis de las construcciones religiosas que se realizaron durante esos años en las localidades cántabras que pertenecían a las denominadas Montañas Bajas del arzobispado de Burgos ha evidenciado que la aparición de esas novedades barrocas ha de vincularse al retorno que se registró en los años finales del XVII de importantes maestros montañeses que habían trabajado en otros puntos del país, fundamentalmente en Asturias y Burgos, de donde trajeron las nuevas propuestas arquitectónicas. Estos arquitectos (entre los que se cuentan Francisco del Pontón Setién, Bernabé de Hazas y Gregorio de la Roza) fundaron los talleres de cantería más relevantes del momento (los de Ribamontán al Mar-Güemes y la Junta de Cesto), responsables de la renovación de la arquitectura cántabra en dos direcciones, pues junto al avance hacia los postulados barrocos se produjo una clara asimilación y difusión de lso principios vitruvianos.
El contacto de estos maestros trasmeranos con los principales representantes del tercer gran taller del momento (el de Val de San Vicente) sería decisivo para que éstos conocieran sus propuestas arquitectónicas que, posteriormente, serían introducidas en unas construcciones que hasta ese momento habían mostrado un total apego a la tradición gótica. Por el contrario, otros muchos talleres se mantuvieron al margen de esta renovación arquitectónica, por lo que siguieron practicando una arquitectura vinculada con los principios góticos y renacentistas asimilados en los obradores familiares. Unos y otros fueron responsables de la realización de una ingente cantidad de construcciones religiosas que evidencian que la época barroca no fue un momento de regresión, al menos en lo que a arquitectura religiosa se refiere, en contra de la opinión sostenida mayoritariamente por la historiografía regional.

Comentarios

No ha comentarios para este producto.
TOP